Twitter RSS YouTube Flickr
Camino Neocatecumenal

Catequistas-Itinerantes

Uno de los principales carismas o frutos del Camino es el de los catequistas-itinerantes. Gracias a ellos se ha extendido por los cinco continentes. El equipo responsable internacional del Camino constituye equipos de catequistas itinerantes –que están formados normalmente por un presbítero, un matrimonio y un célibe; o un presbítero, un célibe y una célibe–, para ser enviados a las naciones a iniciar y guiar la realización del Camino Neocatecumenal.

Los itinerantes responden así a las peticiones de diócesis lejanas: el equipo internacional hace una invitación a los hermanos del Camino a ofrecerse disponibles para ser enviados a cualquier parte del mundo, y los que se sienten llamados por Dios se ofrecen libremente.

Los itinerantes reciben esta misión en convivencias, y en ellas el equipo responsable del Camino, u otro por él indicado, verifica la disponibilidad y coordina la actividad de los itinerantes, en una dinámica de “sístole y diástole”, según el ejemplo del Señor, que enviaba a sus apóstoles en misión y después los reunía, en un lugar apartado, para escuchar los prodigios que el Espíritu Santo realizaba con ellos.

El catequista itinerante sigue unido a su parroquia y comunidad, a la que vuelve regularmente para participar en el Camino de la misma. Además, el catequista itinerante acepta vivir su misión en precariedad, quedando libre de interrumpirla en cualquier momento, informando al Obispo ad quem y al equipo responsable del Camino.