Visita a la parroquia de los Santos Fabián y Venancio 14-4-1990

S. Juan Pablo II

Roma, 14 de abril de 1990

«El mundo se abre,
busca una dimension humana mas cristiana
y espera la respuesta de la verdad que es cristo”

Festivo ha sido el encuentro del Santo Padre con los numerosos representantes de las Comunidades Neocatecumenales de la parroquia. Festivo, sobre todo, por la presencia de los niños que, como de costumbre, subraya la dimensión de la “familia” como un momento importante de la comunidad que recorre el Camino Neocatecumenal.

Después de algunas palabras de presentación dirigidas por Giuseppe, uno de los catequistas de la comunidad, el Santo Padre ha dirigido el siguiente discurso:

«Os deseo un año 1990 como un año nuevo para vuestro Camino. Ciertamente el año anterior, 1989, nos ha dejado muchas cosas sorprendentes, sobre todo en Europa. Muchos ambientes, muchos países se han abierto, pero todo eso es solamente un desafío. Este mundo que se abre, que rompe con una tradición menos cristiana y menos humana, buscando la cristiana y más humana, espera, junto con sus poblaciones, la Palabra de la Verdad, la Palabra del Evangelio, la Palabra de la Comunión con Cristo. Al mismo tiempo nosotros estamos aquí en Occidente.

Ayer hablé a los Embajadores acreditados en la Santa Sede y les dije que este momento es un desafío para los países de Europa occidental, porque ellos deben reemprender los verdaderos valores, volver a buscar las raíces cristianas de su identidad y andar hacia Cristo. De esta manera, vosotros, carísimos, también tenéis un reto, un desafío ante vosotros.

Os deseo que este año nuevo sea un nuevo año para vuestro Camino, fructuoso con la gracia del Señor, con la luz del Espíritu Santo y con la presencia de la Virgen y Madre».