Twitter RSS YouTube Flickr
Camino Neocatecumenal

Misión Evangelizadora


«Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros;
que, como yo os he amado, así os améis también entre vosotros.
Todos conocerán que sois discípulos míos en una cosa:
en que os tenéis amor los unos a los otros.»
 (Jn 13, 34s).

El Espíritu Santo ha suscitado en el Camino Neocatecumenal diversas modalidades de evangelización, de misión apostólica y de consagración, que han sido confirmadas e impulsadas por los diversos Pontífices de la Iglesia.

 

 

Carismas


Parroquia comunidad de comunidades

Después del anuncio del Kerigma surgen comunidades en la parroquia, hermanos que viven esta iniciación cristiana. Progresivamente comienzan a aparecer entre ellos los signos de la Fe, el amor al enemigo. Este milagro moral llamará a los alejados al encuentro con Jesucristo. Y la comunidad cristiana llevará el Amor de Dios a todos los hombres.

«Vosotros no solo hacéis apostolado porque sois lo que sois, en un estímulo por redescubrir y recuperar los valores cristianos verdaderos, auténticos, efectivos que de otra manera podrían permanecer casi diluidos en la vida ordinaria. ¡No! vosotros los ponéis en evidencia, los hacéis emerger, y les dais un esplendor moral verdaderamente ejemplar porque, así, con este espíritu cristiano, vosotros vivís esta comunidad Neocatecumenal…

¡Cuanta alegría y cuanta esperanza nos dais con vuestra presencia y vuestra actividad! Sabemos que en vuestras comunidades trabajáis juntos para comprender y desarrollar las riquezas de vuestro Bautismo y las consecuencias de vuestra pertenencia a Cristo…

Vivir y promover este despertar es a lo que vosotros llamáis una forma de «post-Bautismo» que podrá renovar en las comunidades cristianas de hoy los efectos de madurez y profundización que se realizaron en la Iglesia primitiva desde el período de preparación para el Bautismo…

Vosotros lo lleváis después: el antes o el después, diría, es secundario. El hecho es que vosotros miráis a la autenticidad, a la plenitud, a la coherencia, a la sinceridad de la vida cristiana».

S. Pablo VI, 8 de mayo de 1974

«La praxis y la norma de la Iglesia han introducido el hábito sagrado de conferir el bautismo a los recién nacidos, dejando que el rito bautismal concentrase litúrgicamente la preparación que, en los primeros tiempos, cuando la sociedad era profundamente pagana, precedía el bautismo, y que era llamado catecumenado. Pero en el ambiente social de hoy este método necesita ser integrado por una instrucción, por una iniciación al estilo de vida propio del cristiano, siguiendo el bautismo, es decir, de una asistencia religiosa, de un entrenamiento práctico a la fidelidad cristiana, de una inserción efectiva en la comunidad de los creyentes, que es la Iglesia…

He aquí el renacimiento del nombre «catecumenado», que ciertamente no quiere invalidar ni disminuir la importancia de la disciplina bautismal vigente, sino que la quiere aplicar con un método de evangelización gradual e intensivo, que recuerda y renueva en cierto modo el catecumenado de otros tiempos. Quien ha sido bautizado necesita entender, repensar, apreciar, para secundar la inestimable fortuna del sacramento recibido».

S. Pablo VI, 12 de enero de 1977

 


Catequistas-Itinerantes

Uno de los principales carismas o frutos del Camino es el de los catequistas-itinerantes. Gracias a ellos se ha extendido por los cinco continentes. El equipo responsable internacional del Camino constituye equipos de catequistas itinerantes –que están formados normalmente por un presbítero, un matrimonio y un célibe; o un presbítero, un célibe y una célibe–, para ser enviados a las naciones a iniciar y guiar la realización del Camino Neocatecumenal.

Los itinerantes responden así a las peticiones de diócesis lejanas: el equipo internacional hace una invitación a los hermanos del Camino a ofrecerse disponibles para ser enviados a cualquier parte del mundo, y los que se sienten llamados por Dios se ofrecen libremente.

Los itinerantes reciben esta misión en convivencias, y en ellas el equipo responsable del Camino, u otro por él indicado, verifica la disponibilidad y coordina la actividad de los itinerantes, en una dinámica de “sístole y diástole”, según el ejemplo del Señor, que enviaba a sus apóstoles en misión y después los reunía, en un lugar apartado, para escuchar los prodigios que el Espíritu Santo realizaba con ellos.

El catequista itinerante sigue unido a su parroquia y comunidad, a la que vuelve regularmente para participar en el Camino de la misma. Además, el catequista itinerante acepta vivir su misión en precariedad, quedando libre de interrumpirla en cualquier momento, informando al Obispo ad quem y al equipo responsable del Camino.

 


Carismas misioneros y vida consagrada

En los diversos modos de evangelización que lleva a cabo el Camino, es necesaria la presencia de varones y mujeres célibes con vocación misionera para sostener, acompañar y evangelizar tanto en las missio ad gentes y los equipos de catequistas itinerantes, como en los seminarios y en las parroquias. Por ello, en las convivencias internacionales son enviados hombres y mujeres que, viviendo este itinerario de fe, sienten la llamada de Dios a entregar su vida a la Nueva Evangelización.

Además, desde los inicios del Camino Neocatecumenal, cientos de chicas que comenzaban esta iniciación cristiana han sentido la vocación a la vida consagrada y han entrado en distintos monasterios en todo el mundo. 

 


Seminarios diocesano-misioneros Redemptoris Mater

El 26 de agosto de 1986, Juan Pablo II acogió con entusiasmo la propuesta de Kiko, Carmen y el Padre Mario de instituir en Roma un Seminario Diocesano Misionero para la formación de presbíteros para la Nueva Evangelización y encargó al Cardenal Ugo Poletti, Vicario de Su Santidad, erigirlo.

Desde entonces se han erigido 122 seminarios, que tienen 3 características fundamentales: son diocesanos, misioneros e internacionales. Dentro de la formación académica, humana y espiritual de estos seminarios se incluye un periodo de evangelización misionera, y una vez ordenados presbíteros –después de unos años de trabajar en las parroquias–, el obispo diocesano les permite partir para servir en las diversas modalidades de misión que lleva a cabo el Camino Neocatecumenal, según lo establecido y aprobado por el Vaticano en los Estatutos.

El Seminario es erigido por el obispo diocesano y acoge jóvenes que han descubierto la vocación gracias al itinerario neocatecumenal de iniciación cristiana. En el seminario, la formación cristiana a través del Camino Neocatecumenal en comunidad es un elemento específico y básico del recorrido formativo.

En los años sucesivos, numerosos obispos han seguido el ejemplo del Santo Padre abriendo otros seminarios.

Desde 1990, año de las primeras ordenaciones, hasta la actualidad, los presbíteros ordenados en los Seminarios Redemptoris Mater son unos 2.380. En la actualidad, hay 2.300 jóvenes que se están preparando para la sagrada ordenación.

 


Familias en misión

En 1985 Kiko, Carmen y el Padre Mario presentaron a san Juan Pablo II un proyecto – acogido con enorme entusiasmo por su parte– para reevangelizar el norte de Europa con el envío de familias misioneras acompañadas de un presbítero. En 1986, el Papa envió las primeras 3 familias: una al norte de Finlandia, otra a Hamburgo (Alemania) y la tercera a Estrasburgo (Francia). En 1987 fueron enviadas las primeras 3 familias a los llamados “pueblos jóvenes” de Latinoamérica.

El 30 de diciembre de 1988, Juan Pablo II llegó en helicóptero al Centro Internacional del Camino Neocatecumenal en Porto San Giorgio para enviar a 72 familias por todo el mundo. “Iglesia Santa de Dios, tú no puedes hacer tu misión, no puedes cumplir tu misión en el mundo, si no es a través de la familia y de su misión”. “La Sagrada Familia no es otra cosa que esto: la humana familia en misión divina. Familia en misión, Trinidad en misión. Debéis ayudar a la familia, debéis protegerla contra toda destrucción”, dijo aquel día san Juan Pablo II.

Desde entonces, casi 1.800 familias han sido enviadas por los últimos Pontífices a los cinco continentes a evangelizar con su testimonio de vida cristiana a imagen de la Sagrada Familia de Nazaret y a través de diversas tareas misioneras.

Son familias que, después de años en este itinerario de formación postbautismal, muchas reconstruidas, se sienten agradecidas a la obra de salvación que Dios ha obrado en ellas. Estas familias, la mayoría con varios hijos, se ofrecen para ir en misión dejando la comodidad de sus lugares de origen. Parten en misión allá donde los obispos ven la necesidad del testimonio de una familia cristiana, viviendo y arraigándose en las iglesias locales y realizando diversas tareas evangelizadoras, participando en la implantación de nuevas comunidades cristianas. 

En los Estatutos del Camino, se indica que la realización del Camino Neocatecumenal puede ser ayudada por familias en misión que, a petición de los Obispos, se establecen en zonas descristianizadas o donde sea necesaria una “implantatio ecclesiae” (Art. 33 [Familias en misión], Estatutos del Camino Neocatecumenal, 11 de mayo de 2008)

 


Missio ad gentes

En 2006, Benedicto XVI inauguró esta nueva forma de evangelización enviando las primeras 7 missio ad gentes. Cada una de ellas está constituida por un presbítero, acompañado de 4-5 familias con varios hijos. A petición del obispo, la familia recibe el mandato de evangelizar zonas descristianizadas o paganas, con la misión de hacer presente una comunidad cristiana en la que “sean perfectamente uno para que el mundo crea”.

Juan Pablo II, en el VI Simposio de los Obispos Europeos de 1985, indicó que para responder a la secularización de Europa era necesario volver al primer modelo apostólico.

Así, estas missio ad gentes, a imitación de las domus ecclesiae, se reúnen en las casas en medio de los no bautizados y alejados.

Doce años después del primer envío, el resultado es que muchos alejados y paganos que nunca habían entrado en una iglesia se acogen a estas comunidades cristianas e inician un itinerario de conversión o vuelven a acercarse a la fe.

Estas comunidades –que no parten de un atrio sagrado, sino que viven en medio del mundo– constituyen un verdadero “patio de los gentiles donde los hombres pueden acercarse a Dios sin conocerlo”, como precisó Benedicto XVI en el discurso a la Curia romana en el año 2009.

Un elemento extraordinario de esta experiencia son los frutos de comunión y unidad que se dan dentro de la propia familia, entre padres e hijos.

El 18 de marzo de 2016, el Papa Francisco envió 250 familias formando 50 nuevas missio ad gentes para los cinco continentes. Durante este encuentro, el propio Francisco explicó en qué consiste esta modalidad misionera: “las missio ad gentes se constituyen a petición de los obispos de las diócesis a las que son destinadas y están formadas por 4-5 familias –la mayoría de ellas con más de cuatro hijos–, un presbítero, un joven y dos hermanas. Todos ellos forman una comunidad que tiene la misión de dar los signos de la fe que atraigan a los hombres a la belleza del Evangelio”, indicó. 

El Papa Benedicto XVI, desde 2006 a 2012, envió 58 missio ad gentes y el Papa Francisco ha enviado 128. 

El 5 de mayo de 2018, en el encuentro internacional con motivo del 50ª aniversario del nacimiento de la primera comunidad del Camino en Roma, celebrado en Tor Vergata, el Papa Francisco envió 34 nuevas missio ad gentes.

El número de familias del Camino que están en misión para la nueva evangelización es de 1.668, con unos 6.000 hijos, en 108 países de los 5 continentes, incluyendo las 216 missio ad gentes en 62 naciones.

 


Comunidades en misión

En el encuentro con Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro el 10 de enero de 2009, con ocasión de los 40 años del nacimiento de la primera comunidad neocatecumenal en Roma, fueron enviadas por el Santo Padre las 15 primeras comunidades a las periferias de Roma.

Estas comunidades estaban dispuestas a dejar su parroquia –en las que ya habían terminado el itinerario neocatecumenal– para ir en misión a zonas difíciles de la periferia bajo la invitación de los párrocos. Áreas degradadas, con mucha violencia, droga, familias destruidas, inmigrantes recién llegados…

Kiko, presentando esta nueva misión, señaló que “el Camino se termina anunciando el Evangelio por el mundo”. “Una de las novedades más grandes es que toda la comunidad va en misión. No van algunos hermanos, va toda la comunidad. Es una gracia grandísima y algo maravilloso que Dios os mande a esta misión. Es fantástico poder partir, que el Señor te dé una misión; morir en la misión, envejecer en la misión”.

Precisamente, el Papa Francisco en su encíclica Evangelii Gaudium habla de una Iglesia “en salida” y expresa la necesidad de evangelizar las periferias territoriales y existenciales: “

También la diócesis de Madrid, donde nació el Camino y está presente en 45 parroquias con 221 comunidades, cuenta con esta experiencia. En 2011, el entonces Arzobispo de Madrid, el Cardenal Rouco Varela, envió las 10 primeras comunidades en misión.

El actual Arzobispo de la capital de España, Cardenal Carlos Osoro Sierra, en un encuentro el 22 de marzo de 2015, envió a 8 nuevas comunidades. En Madrid, hay un total de 18 communitates in missionem.

El 5 de mayo de 2018, el Papa Francisco, con motivo del 50ª aniversario del nacimiento de la primera comunidad del Camino en Roma, en un gran encuentro en Tor Vergata envió 25 comunidades en misión a diversas parroquias de Roma para sostener y fortalecer la vida cristiana de las comunidades parroquiales más desfavorecidas. 

Hoy, en este ‘id’ de Jesús, están presentes los escenarios y los desafío siempre nuevos de la misión evangelizadora de la Iglesia, y todos somos llamados a esta nueva ‘salida’ misionera. Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio”.

Etapas del camino

Nueva estética


Iconografía y vitrales

Las pinturas en el Camino Neocatecumenal

Kiko Argüello estudia Bellas Artes en la Academia de S. Fernando de Madrid y en 1959 recibe el Premio Nacional Extraordinario de Pintura. En 1960, junto con el escultor Coomontes y el vidrierista Muñoz de Pablos, funda el grupo de investigación y desarrollo de Arte Sacro “Gremio 62”. Realizan exposiciones en Madrid (Biblioteca Nacional), y representa a España, nombrado por el Ministerio de relaciones culturales, en la Exposición Universal de Arte Sacro en Royan (Francia) en 1960. En Holanda, expone algunas de sus obras (Galería “Nouvelles images”).

 

Corona Mistérica

«Solo una nueva estética salvará a la Iglesia». Las imágenes de esta «corona mistérica» quieren incidir en lo más profundo del espíritu del fiel que la contempla. Tienen como fin ayudar al hombre a elevarse hasta Dios. Estas pinturas actúan en el alma del cristiano como en la Transfiguración, donde los apóstoles percibieron el resplandor de la luz divina sobre el monte Tabor. Al igual que él, escuchan la Palabra de Dios y sobre todo en la liturgia, estas imágenes, de una manera directa, inmediata y más emotiva, quieren ayudar a los fieles a transformarse espiritualmente. San Juan Damasceno, que defendió los iconos frente a la fuerza iconoclasta y que el Papa León XIII lo proclamó Doctor de la Iglesia universal decía: «He visto la imagen humana de Dios y mi alma ha sido salvada».

Que el Santo Rostro de Cristo os ayude a ser testigos de su amor.

Kiko Argüello.

Arquitectura

La arquitectura en el Camino Neocatecumenal

A lo largo de la historia la Iglesia ha percibido siempre este vínculo entre belleza y evangelización y la Iglesia ha sido la más grande comitente de belleza. Todo refleja la belleza de Cristo y la belleza de la comunidad y de la comunión fraterna. La evangelización de los pueblos eslavos se dio en gran parte a través de la belleza de la liturgia, de los iconos y de los cantos. Solamente en estos últimos años también dentro de la Iglesia parece prevalecer una visión funcional que reduce los lugares donde la comunidad vive y se reúne a simples salas de reunión.

Sin embargo, justamente hoy más que nunca es necesario y urgente que las estructuras de la Iglesia se renueven. La respuesta a la aldea global, a la gran ciudad, a la monocultura, es una parroquia que se convierta en “aldea celeste”: un modelo social más humano capaz de abrir espacios para la nueva civilización del amor, una asamblea eucarística que favorezca la participación activa de los fieles, una realidad de comunidad de comunidades con un catecumenium compuesto de salas litúrgicas bellas para las celebraciones en pequeñas comunidades.

En los cinco continentes se pueden encontrar obras diseñadas por Kiko dentro de la nueva estética: Los Seminarios Redemptoris Mater, nuevas parroquias, catecumenium, salones para las celebraciones de las comunidades, etc.

Escultura

La escultura en el Camino Neocatecumenal

Dostoyevski, “La belleza salvará al mundo”. La belleza, como sabéis, es un trascendental del ser, junto al bien y a la verdad. Porque, como dice Santo Tomás, toda la realidad es una, es verdadera, es auténtica. Pero a mí me gusta relacionar la belleza con el placer. La emoción estética, la belleza, nos produce placer, nos hace una emoción. Entonces Dios, de alguna manera, ha creado la naturaleza. Quien ha creado la naturaleza, la ha hecho bella para darnos un placer.

El placer está en relación con el amor. Y es interesante, para mí como pintor, que he estudiado las leyes de la armonía, que todo en la naturaleza está relacionado y está en función de la belleza. No todo es belleza, en un cierto sentido, sino que las leyes de la armonía están en una relación de materia, forma… Es curioso, la ciencia que estudia las relaciones es la matemática, por eso en la armonía hay toda una serie de ecuaciones que son de tipo matemático. Ya en el arte Platón hablaba de la geometría de lo creado y de la matemática. En el arte, sea en la pintura, sea en la escultura, sea en la música, sea en la poesía, todo está en relación, relaciones que son armónicas.

Esta relación matemática que existe entre la armonía, existe también en el tiempo, existe en la música. Es muy importante la música porque nos enseña la belleza en el tiempo. Cada nota valora a la siguiente en el tiempo, en la pintura cada materia valora, cada tersura, cada material, cada diseño, valora al otro. Por ejemplo, la cuarta de Beethooven, comienza con una disonancia. Esto es estupendo. En el tiempo, valorar el tiempo, digamos así que hay… No digamos la poesía, la palabra, la escultura. Por ejemplo, Henry Moore, escultor inglés, ha estudiado los huesos humanos, ha visto que los huesos del hombre… La cavidad del fémur es perfecta. Esa cavidad es perfecta para una función de articulación y al mismo tiempo es estética, al máximo. Hacer una curva estética, bella, es dificilísimo. La curva del cuello de una foca es maravillosa. Como están relacionados los animales, no cualquier curva es estética. Moore coge esas cavidades, las estudia y hace una escultura de curvas, porque a una curva de un cierto tipo le corresponde otra protuberancia de otro tipo para que sea estética, porque todo está en relación.

Digamos así que en la estética hay un profundo secreto, que es el amor.

Kiko ha diseñado muchos objetos para la liturgia: cálices, patenas, incensarios, tapas para la Biblia, ornamentos…, además de muchas esculturas: Sermón de la montaña, S. Juan Pablo II, Jesucristo crucificado, cervatillos, etc.

Libros

El Kerigma. En las chabolas con los pobres

«He querido escribir este pequeño libro sugerido por el cardenal Cañizares, al que le ha parecido importante que dijera algo sobre lo que el Señor ha hecho con nosotros en las chabolas, con los pobres, y también que publicara un kerigma que pueda ayudar, sobre todo por los contenidos y la antropología, al Sínodo sobre la Nueva Evangelización». Kiko Argüello.

Cardenal Cañizares: «Este libro es un verdadero regalo de Dios, que nos anima y alienta en la fe, disipa temores y miedos y nos llena de coraje».

Cardenal Schönborn: «En esta catequesis está condensado, de manera impresionante, el entero anuncio del Evangelio».

 

 

  Comprar  

 


Anotaciones 1988-2014

«Desde hace casi treinta años, he venido escribiendo en cuadernos, de manera esporádica e irregular, y sin una intención determinada, algunos pensamientos, reflexiones, máximas, recuerdos, consideraciones, apuntes, soliloquios plegarias, etc., suscitados en mí durante la misión de evangelización y catequesis a la que me ha llamado el Señor en la Iglesia, junto con Carmen Hernández y el P. Mario Pezzi. Si estas anotaciones ayudan a alguien, bendito sea Dios».

«Está formado el libro por pequeñas piezas literarias que pueden ser leídas sin conexión con la anterior o la siguiente. Son reflexiones a partir de un acontecimiento, una convivencia o un encuentro; aldabonazos espirituales de anuncio o denuncia; interpelaciones o llamadas a la esperanza en que se siente concernido el lector: a veces son confidencias atrevidas que brotan del alma del autor; en ocasiones son una especie de himnos o salmos, de súplicas ardientes y de vibrante acción de gracias a Dios. Por los datos que contienen los pequeños escritos se puede de alguna forma seguir el hilo histórico desde el año 1988 hasta el 2014. Los une la historia creyente del autor y del Camino Neocatecumenal más que el desarrollo temático, aunque aparecen dispersos muchos contenidos del carisma específico. Es una historia llena de gozos y de sufrimientos; se transparenta la lucha del autor por llevar adelante con fidelidad el encargo recibido de Dios» († Mons. Ricardo Blázquez Pérez, Cardenal Arzobispo de Valladolid).

 

  Comprar  

 


Diarios 1979-1981

«Llueve, pero el día amanece sereno. Jesús, estoy sorprendida. Gracias. El sufrimiento ha puesto misericordia en mi corazón. Gracias, Jesús. Paz, alegría…». Carmen Hernández, Valle de los Caídos – Madrid, 27 de enero de 1979.

«Cincuenta años sin parar un instante, de viajes, de escrutinios, de visitas a tantas comunidades en Madrid, Zamora, Barcelona, París, Roma, Florencia, Ivrea… Escuchando y escuchando a cada hermano sobre su vida, sus sufrimientos y su historia, iluminándola a la luz de la fe, de la cruz gloriosa de Nuestro Señor Jesús. Pienso que tenéis derecho a conocer el corazón de Carmen, su inmenso amor a Jesucristo. Decía constantemente: «Jesús mío, te amo, te amo. Ven, ven, ayúdame»» (Kiko Argüello).

 

 

  Comprar  

 


El Camino Neocatecumenal

Palabras de los Papas: Pablo VI, S. Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco.

Los primeros apóstoles, en pequeños equipos de evangelización, recorrían las sinagogas anunciando la Buena Noticia: Dios ha resucitado a su siervo Jesús, aquel del cual nosotros hemos renegado, pidiendo gracia de un asesino; aquel que murió sin oponer resistencia, sin resistirse al mal, amando a sus enemigos, excusándoles («perdónales porque no saben lo que hacen»); aquel que ofreció el mal que le infligían -la tortura y la cruz- como prueba de que su amor era más grande que la muerte y que no cesaba de amarles, aunque le quitasen la vida: Dios lo ha resucitado de la muerte y hoy Él está vivo, para perdonar este y cualquier otro delito.

«Nuestro tiempo tiene necesidad de reemprender la construcción de la Iglesia, casi, psicológica y pastoralmente, como si comenzase de nuevo, desde cero, por así decir, a regenerarse» Pablo VI, alocución del miércoles 4 de agosto de 1976.

 

Leer más

Cantos del Camino Neocatecumenal

Revisado por el Centro Neocatecumenal Diocesano de Madrid. El libro de cantos está editado en diversos colores para diferenciar las etapas graduales del Camino. Los salmistas, deben elegir los cantos, según la etapa del Camino en la que se encuentre su Comunidad y esperar a que los catequistas les transmitan los cantos de las distintas Convivencias y Pasos del Camino, de esta forma los hermanos pueden comprender el sentido de cada canto.

1º BLANCOS: correspondientes a la etapa del PRECATECUMENADO. 2º AMARILLOS: cantos para las distintas celebraciones litúrgicas, en particular la EUCARISTÍA, el CREDO y el PADRE NUESTRO, según corresponda a la etapa del Camino. 3º AZULES: correspondientes a la etapa del CATECUMENADO. 4º VERDES: correspondientes a la etapa de la ELECCIÓN.

Orquesta

La Orquesta Sinfónica del Camino Neocatecumenal
ha sido fundada como servicio del Camino Neocatecumenal a la evangelización
a través de la música.

Visitar página web…